Hay quien dice que los paisajes y los pueblecitos de Cornualles recuerdan más al Caribe o al Mediterráneo que a la Inglaterra de los cielos grises que normalmente nos viene a la cabeza cuando pensamos en el país británico. Como el que nos ha recibido en Bath, donde hemos visitado las célebres termas romanas que dan nombre a la ciudad. Sin duda, uno de los monumentos más destacados de esta ciudad catalogada Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Pero en cuanto hemos empezado a adentrarnos en los dominios del rey Arturo, el sol y el buen tiempo nos han acompañado, haciendo que los magníficos escenarios de las leyendas artúricas y los pueblos de la costa de Cornualles brillaran con luz propia. Los bonitos acantilados de Titangel y el King Arthur Great Halls, donde incluso hemos podido ver la famosa mesa redonda, nos han permitido empezar a ambientarnos en este mundo mitológico y medieval.

Ha sido un placer ir descubriendo los pequeños pueblos costeros de Cornualles, sus historias y sus lugares más emblemáticos. El precioso puerto de Padstow, por el que hemos dado un bonito paseo, el ambiente bohemio de Saint Ives y el espíritu marinero de Falmouth nos han cautivado. También hemos vivido la experiencia de un paseo en barco, contemplando las localidades de Cornualles desde una nueva perspectiva, y hemos disfrutado de la ambientación de locales tan pintorescos como el pub Admiral Benbow.

Panoràmica de St. Ives

Miradores y vistas fantásticas los ha habido a montones. Desde el Land’s End hemos tenido la impresión de estar allí donde el mundo se acaba, y en el Mount Saint Michael hemos conocido al hermano inglés y no tan famoso del célebre Mont Saint Michel de Normandía y hemos disfrutado del efecto de las mareas en el paisaje. Otro lugar excepcional ha sido el Minnack Theatre. Pocos teatros en el mundo tienen un telón de fondo tan espectacular como los acantilados y las aguas turquesas que se pueden contemplar desde las gradas excavadas en la roca.

Minnack Theatre a Cornualla

Las grandes extensiones de los paisajes de Cornualles nos han recordado a las novelas de Rosamund Pilcher, pero también hemos hecho algunas visitas que nos han evocado la Inglaterra más victoriana y aristocrática. La Mansión Prideaux Place de Padstow y la Landryhock House, con unos jardines que son una maravilla, han sido fantásticas visitas patrimoniales en las que hemos descubierto algunas de las joyas arquitectónicas y artísticas de esta península singular, en la que hemos disfrutado de tan buenos momentos y de una experiencia de la que siempre guardaremos un magnífico recuerdo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Ús de cookies

Aquest web utilitza galetes pròpies i de tercers per optimitzar i adaptar-se a la vostra navegació i preferències, entre altres tasques. Si continueu navegant entendrem que accepteu la nostra política de cookies segueixi el següent enllaç per Més informació política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!

Apúntate a nuestra lista de correo

Si quieres estar al día de los viajes que presentamos y de nuestras noticias e informaciones sobre viajes y cultura, apúntate

You have Successfully Subscribed!

Share This